Celebración del Triduo Pascual en el primer templo de la Diócesis

Celebración del Triduo Pascual en el primer templo de la Diócesis


9 abril, 2023

Monseñor José Rico Pavés, Obispo de Asidonia-Jerez, ha presidido el Triduo Sacro en la Santa Iglesia Catedral.

JUEVES SANTO, MISA CENA DEL SEÑOR

El Jueves Santo la Santa Iglesia Catedral acogía el inicio del Triduo Santo con la celebración de la Cena del Señor, la cual estuvo presidida por Monseñor José Rico Pavés, Obispo de Asidonia-Jerez. Tras las distintas celebraciones litúrgicas propias de la Semana Santa como la Misa con bendición de ramos y palmas y la Misa Crismal, todo el Pueblo de Dios que peregrina en la Iglesia Asidonense estaba invitada a participar junto a nuestro pastor de la celebración en la que recordamos la Última Cena del Señor.

En la predicación, el Sr. Obispo de Asidonia-Jerez, recordó que el Triduo Pascual desde el punto de vista litúrgico son los tres días más importantes del año, ya que todo cuanto sostiene nuestra vida de fe, el hacer o recibir como cristianos tiene su punto de partida y de llegada en la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Asimismo, debemos ser dóciles al Espíritu Santo para vivir con delicadeza todo lo que con abundancia se nos regala a través de la liturgia y que se expresa también como una oportunidad preciosa de evangelización en las muestras de la piedad popular.

“¿Comprendéis lo que yo he hecho con vosotros?”. Con estas palabras de Cristo en la Última Cena, Monseñor José Rico Pavés nos indica que debe ser la que nos ayude a caminar en el Triduo Sacro y así responderla con las distintas lecturas que la liturgia nos propone. Asimismo, cabe recordar que todo comenzó con la preparación que nuestro corazón ha debido de vivir en el tiempo litúrgico de la Cuaresma que nos permitirá recibir el amor infinito que Cristo derrama.

En otro orden de ideas, el prelado nos destaca cuatro puntos de las distintas lecturas que escuchamos en la celebración de la Misa del Señor:

1 – De la Primera Lectura debemos tener presente que para comprender el gran misterio que se nos regala debemos pasar de lo visible a lo no visible.

2 – Del Salmo Responsorial debemos fijarnos en la siguiente pregunta, “¿cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?”, ya que nos ayudará a contemplar el misterio del sufrimiento de Cristo que carga con todas nuestra culpas y se entrega por todos nosotros. Asimismo, debemos a través del caminar del Triduo Sacro contestar a esta pregunta.

3 – De la Segunda Lectura debemos tomar de San Pablo el mandato que Cristo nos deja, la Eucaristía. Este Sacramento es el centro de la vida cristiana, donde el Señor se nos da como don y regalo para nosotros

4 – Del Evangelio sacamos ese amor hasta el extremo, ya que Cristo hasta el último aliento reaccionó amando y así debemos ver que la muerte no es el final sino la esperanza y el amor donde la vida adquiere sentido y nuestro corazón se ensancha. Asimismo, nos recuerda la Eucaristía, alimento para todos nosotros, sin olvidar también que nace el sacerdocio, personas que uniéndose a Él le hagan presente con su vida.

VIERNES SANTO, CELEBRACIÓN DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

Tras el primer día del Triduo Sacro con la Misa de la Cena del Señor, llegaba el segundo día con la celebración de la Pasión, presidida por Monseñor José Rico Pavés, en la que el símbolo de la cruz y su adoración era la protagonista.

En la homilía, el Sr. Obispo de Asidonia-Jerez, recordó la invitación de silencio que nos pide la Iglesia, para así adorar a Cristo en la cruz. Asimismo, debemos tener fe, ya que mirando a Cristo muerto, descubriremos como el destello de la luz que viene de los alto nos ilumina, haciéndonos ir más allá de las cosas que captan nuestros sentidos y así entender para llegar a creer.

En otro orden de ideas, el prelado, mencionando la liturgia que nos trae el Viernes Santo, se nos invita a mirar con detenimiento cada momento y así nos lo muestra las distintas lecturas que escuchamos. Teniendo presente, en primer lugar que es día para aprender amar como Él ama, acordándonos de todas las personas, tanto las que creen como las que no creen. Igualmente, en segundo lugar, destacar la adoración que nos recuerda que debemos abrazar esa cruz sin vergüenza y ayudar a llevarla a los demás. Terminando con una palabra, humildad, la cual se muestra reconociendo nuestra verdadera estatura ante Él.

Por último, Monseñor Rico Pavés, destaca que tras esa adoración vivimos la comunión, momento que nos recuerda que debemos no sólo vivir lo externo sino también lo interno que es regalo de Dios y sin él nuestra vida se desmorona.

SÁBADO SANTO, VIGILIA PASCUAL

Tras la Pasión del Señor vivimos en el primer templo de la Diócesis la Vigilia Pascual, la celebración de la Resurrección de Cristo. Comenzábamos en la entrada a la Santa Iglesia Catedral, para una vez encendido el Cirio Pascual, todos los presentes junto al Sr. Obispo de Asidonia-Jerez, Monseñor José Rico Pavés, que presidía la Vigilia, entraban en el templo madre de la Diócesis para seguir con la liturgia de la celebración.

En la homilía, Monseñor Rico Pavés ha mencionado de nuevo la pregunta con la que comenzaba el Triduo Sacro, ¿comprendéis lo que yo he hecho con vosotros?, ya que en la Vigilia Pascual encontramos la respuesta que es lo que hemos vivido con la Resurrección, es decir, Cristo vence al pecado y la muerte para así llegar a la alegría y el amor. Asimismo, debemos dar gracias a dios por la fe, ya que es la luz que viene de lo alto que nos hace comprender el amor hasta el extremo que vemos en Cristo. De esta forma no tendremos miedo a la Pasión y Muerte, que es la oscuridad, ya que llegaremos a la Resurrección que es la luz que nos guía en el camino que Él nos marca y así ver como Cristo vería.

En otro orden de ideas, el prelado ha destacado la importancia de la Palabra de Dios, la cual es lámpara que guía nuestros pasos, siendo la palabra definitiva que esta anidada al corazón humano desde el origen de los tiempos y sólo con ella podemos llenarnos del amor de Cristo. Asimismo, ha subrayado la palabra “vida” la cual nos lleva al bautismo que es la primera Resurrección que vivimos en este mundo, el cual debemos tener presente para así ser coherentes en nuestra vida y vencer al pecado.

Por último, el Sr. Obispo de Asidonia-Jerez ha mencionado que Cristo es comunión siendo alimento necesario para todos nosotros, ya que de esta forma vamos preparando nuestro entendimiento, nuestra voluntad y nuestros afectos a Dios que es verdad, bondad, belleza y comunión.

ASIDONIA

Sin Comentarios

Comments are closed here.